Dificultad para controlar los Impulsos

Control de Impulsos

Trastornos en el control de los impulsos

La característica esencial de estos trastornos es una dificultad para resistir un impulso, una motivación o una tentación de llevar a cabo un acto perjudicial para la persona o para los demás. Suele percibirse una sensación de tensión interior que se libera en el momento de llevar a cabo el acto. Tras la realización de la acción puede o no haber arrepentimiento, autorreproches o culpa. Este tipo de trastorno suele reconocerse en personas que presentan episodios de agresividad incontrolada, o no pueden resistir el impulso de robar (normalmente objetos que no son necesarios o tienen escaso valor), o se dedican al juego de manera persistente (con las consiguientes pérdidas económicas que derivan en una fuente de stress personal y familiar).

¿Por qué algunas personas no se pueden controlar?

  • Neurológicos: Pequeñas anomalías que derivan en cierta disfunción cerebral. Es mencionable que esta disfunción es recuperable hoy con la aplicación de tratamientos psicoterapéuticos y el empleo de técnicas como mindfulness, estrategias cognitivo-conductuales, EMDR, o hipnosis, entre otras.
  • Psicológicos: Tanto a nivel de variables de personalidad predisponentes, como una conducta aprendida, o circunstancias particulares en el desarrollo evolutivo de las personas, tales como situaciones de stress y trauma.
  • Familiares: Una falta de disciplina, o permisividad familiar, una exposición al problema presentado durante la infancia o la adolescencia temprana, antecedentes familiares (otras personas de la familia presentan la misma dificultad). Sin embargo, en ocasiones, los vínculos familiares pueden actuar como freno en el desarrollo de estos problemas.
  • Socioambientales: La disponibilidad y facilidad para acceder a los juegos de azar, por ejemplo; el acceso de los jóvenes al alcohol, el anonimato en el hurto en grandes superficies, el acceso a la información que circula por las redes sociales y que funciona a modo de contagio.